Tu navegador no soporta JavaScript!

Consejos para ahorrar en pareja

¿Es posible ahorrar en pareja? ¡Claro que sí! Les compartimos algunos consejos útiles para que puedan alcanzar un ahorro. Fácil, como siempre

Ahorrar en pareja es posible en todo momento. Ya sea desde que comienzan a convivir y nuevos proyectos tocan las puertas de ese nuevo hogar, como cuando ya llevan más años compartidos. Para eso, es indispensable que ambos estén en la misma sintonía y dispuestos a trabajar en equipo. Esto hará las cosas más fáciles desde el inicio y evitará malentendidos. 

En primer lugar, ahora no solo se comparte el sueño y la almohada, sino también los gastos de la casa, las metas individuales y los planes a futuro. Por ejemplo, la limpieza y el orden de la casa son tareas que debemos compartir para que sea más liviano. Lo mismo pasa con los pagos de luz, agua, internet, gas, comida, alquiler, servicios de entretenimiento, entre otros.

A su vez, nos tenemos que olvidar de que hablar de finanzas en la pareja sea algo incómodo o tenso. Una comunicación honesta y fluida sobre ahorrar y planificar las finanzas del hogar es una práctica saludable.  

Si están comenzando a vivir en pareja o ya lo hacen desde hace algún tiempo, pero aún les cuesta trabajo ponerse de acuerdo en cuestiones financieras, les compartimos algunos consejos útiles para que implementen en su hogar.

¡Ajusten sus presupuestos!

No todos los sueldos son iguales, por lo tanto, es básico saber cuánto gana cada uno. Así, será más fácil establecer los aportes de manera proporcional. No se trata de competir, sino de tener en claro sus capacidades de ahorro. ¡Todo suma!

¿Qué quiere cada uno? Analicen sus metas

Conversar sobre los proyectos personales y de pareja ayudará a tener un amplio panorama sobre el destino de sus ahorros. Mientras vos querés viajar, quizá tu pareja quiere iniciar un negocio. Para esto, deben considerar las prioridades, el tiempo y la plata que les llevará alcanzar cada meta. Hagan una lista de prioridades y plazos para cumplir cada una y sobre esa selección será más fácil fijar planes de ahorro.

¿Deudas compartidas? ¡Tal vez!

Algo súper importante antes de comenzar a ahorrar es cancelar las deudas que tenían hasta ese momento, ya sean individuales o compartidas. También, evalúen gastos futuros en pareja y consideren si están en condiciones de adquirir nuevas deudas sin afectar su plan de ahorro. ¡Sean sinceros y congruentes! Si quieren leer más sobre este tema, pueden leer esta publicación de nuestro Blog.

Limitar gastos para ahorrar en pareja

Recortar gastos puede ser una conducta temporal para ahorrar un extra de plata mientras alcanzan sus objetivos.

Algunas opciones que pueden ayudar para esto son optar por actividades recreativas que no impliquen un gran gasto, hacer comida en casa, limitar el uso del auto, etc. Todo es cuestión de adaptarse. ¡Pueden chusmear esta publicación sobre gastos hormigas para entrar en tema!

Colchón de ahorro

Es indispensable contar con un respaldo que nos ayude a sobrevivir a los imprevistos sin afectar nuestra salud financiera. Abrir un fondo de emergencia y depositar entre el 10 y 20% de los ingresos comunes es lo ideal, pero no está escrito en piedra. Hablen sobre su capacidad de ahorro mensual y estén muy comprometidos con ese plan. ¡Chau excusas! 

Inversiones

Ahorrar en pareja también implica buscar instrumentos financieros que les permitan invertir su plata y hacerla crecer. Solo recuerden evaluar bien las distintas opciones de inversión para obtener el máximo provecho. Una buena herramienta es comenzar con un fondo común de inversión, como al que podés suscribir desde la app de Ualá. Con este fondo podrás invertir y liberar plata al instante, desde $1 y sin límite.

Como tip, es aconsejable que no inviertan el 100% de sus ahorros. Como todas las inversiones tienen algún riesgo, está bueno dejar algo de plata disponible y sin invertir. De esta manera, podrás tener plata disponible para cualquier eventualidad.

¿Pensar a futuro? ¡Sí, por favor!

La tranquilidad financiera también viene con el tiempo, y más cuando desde una edad temprana se comienza a ahorrar. Parte de vivir juntos es pensar en el mañana y cómo se ven en un futuro. 

¡Revisen sus finanzas en equipo!

Por último, es fundamental tomarse un tiempo para sentarse y analizar cómo han progresado sus finanzas. Además, es un buen momento para reflexionar sobre la dirección de los ahorros. A veces pasa que cambiamos de parecer o encontramos algún gustito que nos queremos dar, y lo mejor es siempre hablarlo con nuestra pareja.

Recuerden que algo que se comparte siempre tiene las mejores posibilidades de éxito.

Categorías: Ahorro e Invierto
Etiquetas: ahorro , Consumo