Planificar tus vacaciones y ahorrar es posible

Empieza la temporada de verano y todos los años surge la misma pregunta: ¿Podemos irnos de vacaciones sin gastar mucho? Leete toda la nota y lo vas a saber.

El destino elegido

Elegir adónde vas de vacaciones es casi siempre el tema principal. Dependiendo de la situación económica que atraviesen vos y el país puede convenirte elegir un destino local o uno en el exterior.

Sin embargo, en la actualidad y con el dólar solidario -que le suma un 30% a cualquier gasto en el exterior que se pague con pesos– los precios para vacacionar en el extranjero están caros en comparación con algunos destinos locales, aunque esto no pasa siempre. ¿Por qué? porque cuando el dólar está barato muchas veces conviene aprovechar y viajar al exterior ya que la Argentina en dólares se vuelve más cara y quizás uno gasta lo mismo en otro país que acá.

En caso de que vayas a un país limítrofe donde el costo del transporte terrestre tampoco paga el impuesto PAIS tenés la posibilidad de ir en auto o en colectivo, aparte del avión. Si la opción es irte al extranjero hay que sumarle el costo de los pasajes porque en este caso representa una parte muy importante del presupuesto ¡No te olvides!

Las fechas y cuándo conviene viajar: ¡todo un tema!

Obviamente que la temporada fuerte se da en enero y febrero y por lo general este último mes siempre es más barato. ¡Atento que si podés viajar en otra fecha tenés la posibilidad de ahorrar mucha plata! Por ejemplo, los meses de marzo y diciembre tienen muy buen clima y existe una diferencia de plata considerable para poder tomarse unos días en el país. Pero si estás pensando en viajar al exterior, los meses de abril, mayo, junio, septiembre, octubre y noviembre suelen ser bastante más económicos.

Al momento de comprar pasajes de avión, siempre conviene tratar de volar un día de semana que no sea el viernes: ¡puede salir menos!

El transporte: avión, micro, auto, tren.

Si vas a viajar por la Argentina o por un país limítrofe tenés tres opciones: auto propio (o alquilado), colectivo o avión. En los casos que las distancias sean muy largas y te entren dudas sobre si querés manejar o no, las aerolíneas low cost (costos bajos) puede ser una solución. Si viajás a ciudades grandes que tienen aeropuerto pueden convenirte los aviones en lugar del colectivo, por un tema de costo, tiempo y comodidad. En cambio, si viajás a algún pueblo o ciudad que no tenga aeropuerto, seguramente te convenga el micro. Si querés manejar, no te olvides de tener en cuenta la nafta, que no es un costo menor.

Alojamiento: ¿hotel, apart hotel, hostel?

Esto va a depender del tipo de viaje que quieras hacer: si querés viajar para relajarte y descansar te conviene ir a un hotel que te ofrezca comidas incluidas y servicio de habitación. Si preferís algo más familiar donde puedas cocinar (hará bajar muchos los costos), alquilar un departamento o un apart hotel puede ser la mejor opción. Pero si sos una persona sola y buscás conocer gente, compartir un departamento o un hostel no solo te dará esa oportunidad, sino que también te hará ahorrar bastante.