Tu navegador no soporta JavaScript!

Qué es el riesgo de una inversión y por qué es importante medirlo

Es necesario conocer qué significa y cuál es el riesgo de una inversión. Porque toda inversión conlleva riesgos por más segura que se vea.

¿Qué es el riesgo de una inversión?

En términos económicos podemos definir al riesgo como la posibilidad de que un activo, negocio o inversión disminuya su valor en un período de tiempo.

Antes de invertir tenemos que tener en cuenta que todas las inversiones conllevan riesgos potenciales, pudiendo ser los mismos altos o bajos. Entonces, cuanto más segura es una inversión menor es el riesgo de que pierda valor. Por el contrario, cuanto más riesgosa es, mayor es la posibilidad de que el valor de la misma disminuya.

Otros ejemplos de riesgo

En todos los aspectos de la vida, al tomar una decisión, estamos eligiendo un camino a recorrer. Por más seguras que se vean, el riesgo o peligro estará presente en todas las alternativas que elijamos. Tendrá, en mayor o menor medida, sus desafíos particulares, pero también su premio final.

Pensemos en un jugador de básquetbol, por ejemplo Manu Ginobili, quien tiene que decidir cómo va a tirar al aro. Deberá decidir si lo hará desde lejos para buscar 3 puntos, o de una posición más cercana y factible para asegurarse 2 puntos. Lógicamente, tirar desde lejos tiene más riesgo de que pueda fallar, pero también un premio mayor si acierta.

riesgo

Igual elección realiza un andinista al decidir qué ladera de una montaña elige como ruta hacia la cima. No todos los caminos serán iguales, ni tendrán los mismos desafíos y riesgos. Pero el premio moral y el reconocimiento entre colegas por poder vencer el camino más dificultoso también será diferente. 

Al igual que Manu o un andinista, quien toma una decisión de inversión está asumiendo un riesgo.

El riesgo de no hacer nada

Incluso si fuera la persona ahorrista más conservadora del mundo y pusiera toda mi plata debajo del colchón para que nada le sucediera, también tendría un riesgo. ¿Por qué? Porque la plata y los ahorros, tienen un enemigo llamado inflación.

La inflación es el aumento sostenido de precios de las cosas básicas que necesitamos para vivir: alimentos, indumentaria, transporte, etc. 

Para verlo más claro, si tenemos $10.000 y hoy un pantalón cuesta $2.000, entonces con esa plata podríamos comprar 5 pantalones. Ahora, si dentro de 4 meses ese mismo pantalón pasó a valer $2.500 por causa de la inflación, entonces nuestros $10.000 ahora sólo podrán comprar 4 pantalones. Y ni pensar si luego ese pantalón sube a $3.333 pesos, sólo podríamos comprar 3. En cierto modo, hemos perdido el poder de comprar las mismas cosas, cada vez compramos menos.

La inflación genera eso: perder el poder de compra que tiene la plata, lo que se denomina también “perder el poder adquisitivo”. 

La inflación, lamentablemente, es algo que sufren la mayoría de los países. Por eso la inflación nos estaría haciendo perder cada día el poder de compra de nuestra plata. Es como que cada día se fuera esfumando nuestra plata por el sólo hecho de no hacer nada con ella.

Dicho todo esto, podemos afirmar que ¡no hacer nada con nuestra plata siempre conlleva un gran riesgo! 

Por eso, debemos defender nuestra plata. Y una buena manera de hacerlo es invirtiendo.

¿Qué significa costo de oportunidad?

Por definición, el costo de oportunidad es el valor que tiene la mejor alternativa que podríamos haber tomado, después de la que hemos elegido cuando hacemos algo, sea una actividad o un negocio. 

Este valor puede o no medirse en plata, ya que podríamos medirse en tiempo destinado a hacer algo o en la satisfacción que nos produce hacer o dejar de hacer algo. 

Hablaremos más a fondo sobre el costo de oportunidad en otros artículos de este blog.

Riesgos de “costo de oportunidad”

Supongamos que tenemos un monto de plata que pudimos ahorrar tras muchos meses de esfuerzo. Decidimos tomar esa plata y alquilar un local para abrir una pequeña cafetería. Es un local chico, sólo tenemos despacho por la ventana. No tenemos mesas para que la gente se siente, por lo que no debimos recurrir a mozos ni otro tipo de personal. Pero sí tuvimos que invertir en comprar una cafetera, en el alquiler y en los gastos mensuales del local.

Gastamos todos los ahorros y ahora es tiempo de ver los resultados. 

El costo de oportunidad es la segunda mejor opción que descarté al poner la cafetería. Por ejemplo, lo que pude haber ganado si invertía en abrir una cervecería o estudiando programación, pero no lo gané porque opté por la cafetería. Lo ideal es que la decisión que tomemos nos dé un mejor resultado o nos implique un menor costo que la que descartamos como segunda opción.

El riesgo de una inversión y el riesgo del inversor

En el mundo de las inversiones, el riesgo es el peligro de no sólo no generar un retorno positivo, sino de perder parte o toda la plata invertida. Pero hay una regla en el mundo de las inversiones que determina que a mayor riesgo, mayor posibilidad de incrementar las ganancias. Como dice el dicho: “el que no arriesga no gana”. 

Por eso también es importante definir qué tipo de riesgo queremos y debemos asumir, algo que ampliaremos en otros artículos, pero que a modo de adelanto podemos clasificar en tres perfiles de inversión:

  •       Conservador (busca seguridad y minimizar el riesgo, a costa de ganar menos).
  •       Moderado (busca una combinación de inversiones entre seguras y de riesgo).
  •       Arriesgado (busca mayor rentabilidad con inversiones más riesgosas).

En resumen, nuestra tolerancia al riesgo estará definida por varios factores. Por ejemplo: ¿puedo perder esa plata y no pasar necesidades?, ¿soy una persona joven con tiempo para recuperarla o estoy hablando de invertir mi jubilación y por eso debería buscar opciones muy seguras?

La clave antes de invertir es definir nuestros objetivos previamente y conocernos como personas inversoras para evitar correr riesgos innecesarios.

Etiquetas: Inversión