Tu navegador no soporta JavaScript!

Cómo reducir gastos para empezar a ahorrar

Saber cómo reducir gastos es necesario para empezar a ahorrar y mejorar nuestras finanzas. Te contamos cómo hacerlo. Fácil, como siempre.

Saber cómo reducir gastos es el deseo y propósito de la mayoría de las personas. En este artículo recorremos distintos consejos para empezar a hacerlo.

Sigamos los consejos de Marie Kondo

En su libro La magia del orden, Marie Kondo nos enseña a ordenar nuestra casa a partir de la eliminación. Bueno, eso mismo tenemos que hacer con nuestros gastos.

No se trata de no gastar, sino de eliminar todos los gastos innecesarios. 

En otras palabras, consiste en replantearnos todos los gastos que tenemos y eliminar los que no proporcionan ninguna satisfacción. El objetivo es saber si realmente todos los gastos cubren alguna necesidad o si son solamente una salida constante de plata en cosas que no valoramos.

Diferencia entre necesidad y deseo

Para poder eliminar gastos, debemos saber diferenciar entre dos conceptos, necesidad y deseo:

  • La necesidad es lo que requerimos satisfacer de forma indispensable. Si tenemos sed, entonces necesitamos tomar agua.
  • El deseo es algo que aspiramos tener o poseer, inducido por la emoción o el contexto social. Si tenemos sed, nos encantaría tomar una gaseosa. En ese caso, es un deseo motivado por la emoción, pero ¿es una gaseosa indispensable para hidratarnos?

Cómo reducir gastos

Ya conocidos todos nuestros gastos, ahora debemos eliminar todos aquellos que no usamos o no disfrutamos. Por ejemplo, la cuota mensual del gimnasio que abandonamos pero seguimos pagando mes a mes o esa suscripción de la plataforma de streaming que usamos una sola vez. 

También es importante que evitemos los impulsos y pensemos siempre antes de comprar. Te recomendamos algunas preguntas para hacerte antes de comprar: ¿De verdad me hace falta?, ¿puedo pagarlo?, ¿me seguirá haciendo ilusión tenerlo mañana? 

Por último, siempre es útil revisar las cuotas mensuales que tenemos que pagar mes a mes. Si bien el teléfono o internet son necesarios, puede que haya tarifas más adecuadas. También, puede pasar que los descuentos que hayamos contratado ya han caducado y estamos pagando más de lo previsto. Los gastos periódicos son, precisamente, los que más desestructuran nuestra economía.

Que la magia del orden nos ayude a reducir gastos

Para terminar, recordemos lo que debemos hacer para poder reducir gastos y no tener errores financieros:

Saber cuánta plata tenemos y cuánto podemos gastar.

Respetar el presupuesto

Buscar alternativas, comparar y escoger la opción más conveniente por su costo y beneficio.

✖ No gastar sin planificar.

✖ No endeudarnos de más.

✖ No dejarnos llevar por la publicidad.

Categorías: Ahorro e Invierto
Etiquetas: ahorro , Consumo , Gasto