Tu navegador no soporta JavaScript!

Cuánto cuesta vivir solo en Argentina y qué debo considerar

Vivir solo, mudarse en pareja y alquilar en Argentina, son decisiones que debemos calcular bien para que no surja ningún imprevisto.
Cuánto cuesta vivir solo
6 mins de lectura

Si estás pensando en mudarte y vivir solo en Argentina, es importante que saques bien las cuentas y tomes todos las recaudos necesarios para evitar dolores de cabeza. La buena noticia es que existen alternativas para cada bolsillo y todas te van a entregar experiencias de vida enriquecedoras. Una vez que tengas seleccionado el barrio y el tipo de vivienda en el que querés estar, un amplio menú de alternativas se te abrirá.

En esta nota repasamos las cuestiones más importantes que tenés que tener cuenta para poder irte a vivir solo.

Vivir solo a través de alquiler

Existen varias formas para alquilar un departamento o casa en Argentina. La opción más económica es a través de un dueño directo. Por supuesto que podés llegar a él a través de amigos o familiares. No obstante, Internet también ofrece algunas soluciones. 

Existen páginas que contactan propietarios de inmuebles con posibles inquilinos, como Solo Dueños, donde vas a poder realizar una búsqueda precisa incluyendo filtros por ubicación, costo y barrios, entre otros. Otra opción son plataformas como Mercado Libre o Marketplace

Alquilar en Argentina

Qué es la garantía y por qué es importante para poder vivir solo

Si alquiláramos a través de un dueño directo, evitaríamos los costos inmobiliarios, pero -salvo que le arrendemos a un amigo- igual deberemos contar con un aval.

El aval solicitado habitualmente es una propiedad en garantía. Deberemos consensuar con el dueño el vínculo necesario de esa garantía. Algunos exigen que haya un lazo sanguíneo con nuestro aval o que su propiedad se encuentre en la misma provincia en la que pretendemos alquilar.

La garantía será -por contrato- la que responda ante un impago por parte del inquilino o algún daño estructural que le pueda infligir al inmueble y que se niegue a pagar (por encima del depósito). 

Lo habitual en estos casos es un ingreso con pago previo de mes por anticipado más mes de depósito que se devolverá al cierre del contrato, si es que el departamento está en las mismas condiciones en las que fue encontrado. Además, deberá correr con los costos notariales de la certificación de las firmas del contrato.

Alquileres

Cauciones: una alternativa a las garantías

De todas maneras, no contar con un inmueble para poner en garantía del contrato no es un impedimento para alquilarlo e irnos a vivir solos.

Los bancos y las aseguradoras ofrecen cauciones que servirán de garantía. Generalmente nos ofrecerán un respaldo por un valor de alquiler mensual que se ubique entre el 30% y el 35% de nuestros ingresos. Ese porcentaje es importante mantenerlo aunque no necesitemos una caución, de manera tal de tener una estructura de costos fijos sana.

Hasta no hace mucho tiempo atrás, los costos inmobiliarios representaban cuatro meses de alquiler (2 de intermediación + 1 de depósito + 1 de mes de adelanto) más los costos notariales (certificación de firmas). La nueva ley reduce la comisión inmobiliaria a 1 mes y establece un único sistema de ajuste por inflación anual.

Para más información sobre la ley de alquileres, podés leer esta nota.

Compartir gastos para ahorrar en alquiler

Vivir solo no es la única solución para mudarse: también podés hacerlo con familiares, amigos o parejas. Si decidís esta opción, es recomendable que dividas bien tus gastos para tener una mejor convivencia.

Compartir un departamento, PH o casa nos permitirá bajar costos de alquiler pero también los vinculados a los servicios: internet, cable, electricidad, agua o gas, además de los municipales que tengan que ver con la limpieza de las calles y veredas.

Aplicaciones como Splitwise ofrecen soluciones simples e intuitivas para llevar ordenados los costos de una vivienda compartida y evitar conflictos. “Cuentas claras conservan la amistad”, dicen. 

Pero compartir una vivienda no trae solamente ventajas monetarias. También puede ayudarnos a tomar la decisión de mudarnos si aún no nos animamos a vivir solos o si buscamos un compañero o compañera para no aburrirnos. 

Alquilar en Argentina

Aplicaciones para encontrar compañeros

Imaginemos que tenés 18 años, sos de Lobería y te estás yendo a estudiar a Mar del Plata. Por supuesto que no vas a tener amigos -de un día para el otro- con los cuales puedas compartir una vivienda. Y posiblemente no hayas convencido a ninguno de tus primos para que se sume a tu aventura. 

No te desanimes. Existen varias aplicaciones y plataformas que te permiten encontrar al compañero de departamento ideal, como por ejemplo Roomie. En ella vas a encontrar el match perfecto a través de una serie de filtros muy precisos. Algunos le llaman el Tinder de los departamentos compartidos.

Las ventajas de vivir solo en una pensión

A la hora de pensar cuánto cuesta vivir solo, las pensiones ofrecen lo que se conoce como “solución llave en mano”. Además de ser baratas (en comparación a alquilar un departamento y tener que amoblarlo) te permite organizar fácilmente tus gastos.

Al pagar tu pensión estarás incluyendo la vivienda pero también todos los servicios. Acá las alternativas son variadas.

Algunas simplemente son grandes casas en las cuales su dueño alquila por habitación, pero también existen otras que son muy similares a los hoteles. Cuentan con conserjería, espacios compartidos, habitaciones individuales y baños que puede tocar o no compartirlos.

Una forma eficiente de buscarlas es a través de plataformas como Booking. Te compartimos, por ejemplo, es una lista de las 10 mejores pensiones de Buenos Aires. Otra de sus ventajas es que seguramente no nos pidan una garantía inmobiliaria ni financiera.

Lo que sí pueden llegar a solicitarnos es un comprobante de ingresos. En lo que hace al pago, cada pensión tiene su esquema de cobros. Éste puede ser diario, semanal o mensual. 

Finanzas para emprendedores

Cuánto cuesta vivir solo si queremos ser propietarios

La casa propia es el sueño de mucho. Lamentablemente, Argentina no tiene hoy un sistema sólido de créditos hipotecarios que de soluciones universales para todos, pero existen alternativas que vale la pena analizar. 

Sucede que debido a la elevada e inconstante inflación de las últimas décadas, al sistema bancario le resulta complejo calcular créditos a 20 o 30 años plazo.

Es ahí cuando la tasa variable se vuelve la opción más potable.

La mayoría de los créditos que ofrece el mercado local hoy cede el dinero a cambio de cuotas que ajustarán a un interés determinado por la Unidad de Valor Adquisitivo (UVA). Esa, a su vez, se ajusta por el índice de inflación CER (Coeficiente de Estabilización de Referencia).

Los llamados créditos UVA tienen un problema. Y es que uno no puede fijar condiciones para la totalidad de cuotas que se pagarán a largo plazo. Es decir, sabemos cuánto empezamos pagando, pero no cuánto representarán las cuotas sucesivas a medida que la inflación avance o retroceda..

Para mantener la salud de tus finanzas personales, es importante que esta cuota no sobrepase el 30%/35% de tus ingresos.

Qué es el CUIT

Cuestiones a tener en cuenta en créditos hipotecarios

Lamentablemente, como los precios de las propiedades en Argentina se calculan en dólares, si queremos cumplir con la norma antes mencionada, la opción de un crédito queda reservada para muy poquitas personas.

Si tenés la suerte de pertenecer a ese grupo, tené en cuenta lo siguiente:

Es el mismo inmueble el que actúa como garantía.

En caso de impago, se ejecutará.

Debemos acreditar los ingresos.

Esto se realiza a través de los últimos 3/6 recibos de sueldo, pago de facturas o incluso la inscripción como monotributista o responsable inscripto. A estos últimos se les exigirá el comprobante de adhesión, las cuotas de los últimos tres meses y estar al día con Ingresos Brutos (si está considerado).

Para los autónomos, la documentación exigida incluye el título habilitante o matrícula profesional (si posee), comprobante de AFIP del inicio de actividades y el régimen ante Ganancias, incluyendo la última declaración jurada.

Notas Relacionadas

¡Enterate de las novedades antes que nadie!

Suscribite a nuestro newsletter de educación financiera

Dejanos tu mail aquí