Tu navegador no soporta JavaScript!

¿A qué se dedica una incubadora de empresas y qué puede hacer por mi negocio?

Te contamos todo sobre una incubadora de empresas. Qué es, cómo funciona, cuáles existen y cómo puede ayudar a tu negocio o emprendimiento

Una incubadora de empresas busca darle a los negocios, que se encuentran en sus etapas iniciales, la ayuda y las herramientas necesarias para que crezcan y prosperen. Las incubadoras pueden ser privadas, estatales o mixtas y buscan acercar una serie de recursos para asegurar el éxito del emprendimiento y potenciar su desarrollo. 

No es casual. Según Global Entrepreneurship Monitor (GEM), aproximadamente un 80% de los emprendimientos no supera sus dos primeros años de vida. El número se repite a nivel mundial. Lo dice la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) en España y lo repite el medio Somos Pymes en Argentina. 

Por una multiplicidad de razones, emprender no es una tarea fácil. Ya sea porque actuamos por intuición, no logramos conformar un equipo laboral, nos falta organización, descuidamos a los proveedores, entre otras razones. 

Acá es cuando entra en acción la incubadora.

¿Cómo funcionan?

Una incubadora busca maximizar las chances de éxito de una idea o emprendimiento. Supongamos que nos toca recibir a familiares por nuestro cumpleaños y cocinarles. No somos expertos en la cocina y no sabes cómo hacer un plato especial, acorde a la fecha.

Una alternativa es googlear o buscar tutoriales en Youtube. Ahora supongamos que podemos contar con la asesoría de un chef experto. Soñemos….

Imaginemos que el mismísimo Donato De Santis o Germán Martitegui, jurados de MasterChef, nos van a ayudar. Ellos no van a cocinar por nosotros, pero estarán al lado nuestro dando consejos, enseñando técnicas de cocción para mejorar el resultado y advirtiendo cuando estemos por cometer un error que pueda arruinar el plato. 

En palabras sencillas, eso es lo que hace una incubadora

¿Qué le puede ofrecer una incubadora a un nuevo negocio o startup?

  • Coaching. Es decir, mentorías en distintas materias que hacen al éxito de la empresa, como pueden ser contables, ejecutivas, administrativas y publicitarias, entre otras. 
  • Red de contactos. Suelen tener una amplia base de contactos que ponen a disposición de la empresa incubada para que pueda estrechar lazos con otras empresas del segmento, con firmas complementarias, e incluso con proveedores o clientes potenciales. 
  • Acceso al financiamiento. Algunas incubadoras tienen su propio capital para financiar proyectos, pero la mayoría tiende puentes con fondos de Venture Capital (hacé click acá para saber más de esto), gobiernos nacionales y provinciales e incluso empresas y fundaciones que se encargan de proveer financiamiento.
  • Conocimiento de casos de éxito. Cuentan con una suculenta y precisa información del camino recorrido por otras empresas que incubaron. Tienen datos y experiencia de primera fuente que pueden ser trasladables a otros proyectos.

3 etapas de la incubación

Antes que todo, hay un proceso de selección. Las incubadoras tienen recursos finitos y limitados para la cantidad de proyectos que les presentan. Así, seleccionarán aquellos que tengan una mayor viabilidad financiera, económica y técnica y que cuente con el mejor equipo para llevar adelante la idea. 

  • Antes de incubar. En esta instancia es de planificación estratégica. Acá se pulen los detalles del plan de negocios del incubado. Se contrasta la idea con investigaciones de mercado, encuestas, focus group y más. 
  • Incubación. Se lleva lo planificado a la realidad. Esta instancia puede durar hasta un año y medio aproximadamente. Aquí se implementa lo diseñado y se evalúa su funcionamiento. Es la instancia donde se establece el plan de acción para las distintas áreas y se corrige lo que no funciona. 
  • Después de incubar. Esta es una etapa que podría durar dos meses o ser por tiempo indefinido. Es una mejora constante. La búsqueda de oportunidades y el perfeccionamiento del plan a la luz de la experiencia.

​Incubadora vs Aceleradora

  • Si hiciera falta, una incubadora puede llegar a brindar un espacio físico de trabajo. Una aceleradora no. 
  • Las incubadoras ponen foco en empresas desde su concepción misma. Las aceleradoras buscan proyectos que ya estén en funcionamiento. 
  • Hay una diferencia de ritmos. Mientras la incubadora vela por un desarrollo orgánico y natural, la aceleradora persigue un crecimiento veloz. 
  • Las incubadoras no siempre pueden aportar apoyo financiero, al tiempo que las aceleradoras tienen mayores recursos en este campo.
  • Las incubadoras siguen los negocios por un período de tiempo prolongado. Los planes de las aceleradoras son breves.

¿Cuáles son las mejores incubadoras de la Argentina?

No hay una respuesta concreta. Acá el emprendedor deberá buscar la pareja perfecta. Hay cientos de incubadoras de startups registradas ante el Ministerio de Producción. Es más, el Estado tiene su propio PROGRAMA INCUBAR y se puede encontrar mucha información sobre cómo materializar un proyecto en la Red para Emprender. ¡Hacé click acá para acceder! 

De acuerdo a la medición de desempeño realizada por el Ministerio de Producción éstas son algunas de las mejores:

Inicia (Buenos Aires)

Además de ayudar a decenas de empresas a conseguir financiamiento estatal, cuenta con 3 programas Nuevos Emprendendores (incluye asesoramiento, mentoría y capacitación y dura 4 meses), Empresas del Mañana (busca llevar cambios y repensar el negocio en empresas que ya están en funcionamiento y dura dos meses) y Consolidación (plantea espacios de ayuda mutua para resolver problemas en reuniones mensuales y dura un año). 

Grupo Founders (Capital Federal)

Junto al Estado tiene dos fondos de innovación tecnológica por 4 millones de dólares cada uno, especializados en Cloud Computing y Big Data. Además, a través de Founders Fintech busca potenciar la inclusión financiera. 

Incutex (Córdoba)

Tienen por objetivo hacer crecer startups de alto impacto tecnológico y potenciar la transformación tecnológica de las empresas. Además de incubar a través del Ministerio de Producción, ofrecen mentorías y redes de contactos. 

Podríamos nombrar otras como Empresa Joven (Chaco), FIDE (Córdoba), Neuquén Idea, UNCUSA SAPEM (Mendoza) y muchas más. También hay incubadoras temáticas vinculadas a proyectos sustentables o creativos. 

Se trata de buscar la incubadora perfecta para cada proyecto en particular.

Categorías: Emprendo mi negocio