Las ventajas de emprender

Si tenés ganas de emprender te contamos todos los beneficios de ser líder de tu propio proyecto.

Antes de hablar de las ventajas de emprender hay que aclarar que el camino del emprendedor no es fácil, merece esfuerzo, dedicación y mucha garra.

Ahora sí te contamos todo lo que tiene a favor.

Beneficios de emprender

Llevar adelante tu propio proyecto es el principal punto a favor: vos sos el protagonista de la historia. Idearlo, pensar estrategias, buscar aliados, encontrar financiamiento y darle vida te ponen en un lugar protagónico en el que todo lo que pase dependerá, en gran medida, de lo que hagas.

Podemos dividir en dos las ventajas de elegir el emprendedorismo como forma de vida, ellas son: emocionales y prácticas.

Las ventajas de emprender versus el costo emocional de hacerlo

Las emocionales están vinculadas a convertirte en el motor del proyecto, tomar la responsabilidad y hacer que las cosas pasen. De alguna manera podés convertirte en agente de cambio en tu entorno, mostrarle a otros que es posible vivir de lo que uno quiere, desea y le gusta hacer.

Vas a desarrollar tus competencias como líder aportando tu visión sobre lo que querés lograr transmitiendo la pasión por concretarlo a quienes te acompañan.

Las prácticas tienen que ver con el modo de hacer las cosas: siendo emprendedor ganás una independencia que no te da un trabajo por mes, conseguis autonomía y si sos bueno organizando tu tiempo, tenés todo a favor.

Por ejemplo, para ir a algún lugar entre las 9 y las 18 ya no vas a tener que pedirle permiso a tu jefe porque vos sos tu propio jefe. Además, si todo va bien, tenés posibilidades de aumentar tus ingresos.

El emprendedor tiene un perfil. Veamos cuál es

La mayoría de los emprendedores tienen visión de negocios porque son de esas personas “que ven la oportunidad” antes que el resto. Tienen cierto olfato para los negocios porque no piensan tanto en productos y servicios sino en soluciones para un público determinado.

Se caracterizan por ser creativos, tener iniciativa y mostrarse seguros. Es ese tipo de persona que empuja los proyectos y, seguramente, fueron los que lideraban los trabajos prácticos en la escuela secundaria. Tienen perfil de líder, suman seguidores a sus propuestas y no tienen miedo a equivocarse.

Si tomás el camino del emprendedor vas a aprender todos los días porque ese camino para concretar una idea está lleno de aprendizajes. ¿Te animás?