Coronavirus: algunas medidas que pueden aliviar tu bolsillo

Aunque necesario, el aislamiento social para frenar el avance de la pandemia está provocando un fuerte freno de la economía. Para contrarrestar esto el Gobierno anunció varias medidas, desde ayudas económicas hasta suspensiones de cortes de servicios.

Las medidas de aislamiento social para frenar al coronavirus, aunque necesarias, también están afectando el crecimiento económico de varios países, incluida Argentina. En este escenario, el Gobierno tomó varias medidas que pueden aliviar el bolsillo de la gente, como ayudas económicas, poner un freno al corte de servicios y hasta un proyecto para congelar alquileres.

Según se estima, el aislamiento social afectará a la mayoría de los sectores económicos y quienes más sufrirán serán unos 5 millones de trabajadores independientes o que tienen locales de atención al público.

Así, los comerciantes e independientes se quedaron sin ingresos casi de un día a otro, con el agravante de que muchos tienen poca cobertura médica. En este universo se encuentran bares, comercios minoristas, kioscos, peluqueros, manicuras, profesores de gimnasia, empleadas domésticas, gasistas, plomeros, electricistas, y carpinteros, entre muchos otros.

Estas medidas, aunque no pertenezcas necesariamente al grupo de personas más afectadas, pueden igualmente ayudar a tu bolsillo. A continuación, te contamos algunas de las disposiciones tomadas para recomponer parte de los ingresos perdidos por el aislamiento social.

Ingreso extra de emergencia

Una de las medidas para contrarrestar el freno económico fue el anuncio de un pago único de $10.000 para trabajadores informales, monotributistas de las categorías A y B (que facturan menos de $ 26.000) y empleadas domésticas.

Si estás en este grupo podés pedir este Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), que también alcanzará a vendedores ambulantes, comerciantes y beneficiarios de prestaciones previsionales (jubilados, asignaciones universales, etc.), entre otros.

Para recibir el beneficio de la ANSES, debés tener residencia legal en Argentina no inferior a dos años, tener entre 18 y 65 años, y no percibir ningún ingreso durante la cuarentena (tampoco ningún familiar tuyo, como cónyuge o hijo).

El titular de la ANSES, Alejandro Vanoli, precisó que solamente «en el lapso de una semana (los solicitantes) tendrán acreditado el dinero en sus cuentas». Según aclaró, el beneficio lo vas a recibir «por única vez en abril», pero podría «ser prorrogado hasta que la situación de emergencia fuera contenida».

Si ya estás inscripto en la ANSES no debés hacer ningún trámite, pero en caso contrario tenés que llenar algunos datos personales e indicar tu CBU en una página del organismo. Si no tenés cuenta bancaria, la ANSES analiza ofrecer la opción de retiro de efectivo en cualquier sucursal del Correo Argentino.

Por otro lado, si sos jubilado, pensionado o madre con siete hijos o más, el organismo te otorgará en abril por única vez un subsidio automático extraordinario de hasta $ 3.000.

Cortes de servicios suspendidos

Ante la posibilidad de que muchos usuarios no puedan pagar sus facturas por la falta de ingresos que tendrán, el Gobierno decidió también prohibir por 180 días los cortes de servicios considerados esenciales, como electricidad, gas, agua, telefonía, Internet y TV por cable.

Esto alcanzará a quienes cobren Asignación Universal por Hijo (AUH), pensionados monotributistas eventuales, jubilados que perciben la mínima, empleados que ganen el salario mínimo, beneficiarios del seguro de desempleo, electrodependientes, o empleados en casas particulares. Respecto a las empresas, abarcará a las recuperadas, de salud, pymes y cooperativas.

Así, si estás en alguna de las categorías anteriores, vas a tener un límite de tres facturas antes que te corten el servicio y si venías arrastrando deudas deberán ofrecerte un plan de pagos especial. Si usás servicios prepagos, en el caso de la electricidad no estarás obligado a pagar recargas, mientras que con la telefonía móvil e Internet vas a tener garantizado un mínimo de conectividad.

Medidas para la vivienda

Otra medida para aliviar el bolsillo de la gente fue un decreto para congelar alquileres a los precios vigentes en marzo, prorrogar los contratos vencidos el mes pasado, ofrecer planes de pago desde octubre en tres cuotas por las deudas generadas, y suspender los desalojos. Del lado del locador (el dueño de la propiedad), si acredita que depende del alquiler para cubrir sus necesidades básicas podrá pedir una “mediación obligatoria” (es decir una instancia de negociación a la que el inquilino deberá acceder).

Para los créditos hipotecarios, se congelan hasta el 30 de septiembre las cuotas de inmuebles destinados a vivienda única y se suspenden las ejecuciones (remates) por falta de pago. Las deudas por la diferencia entre lo que se debería haber pagado y lo abonado a causa del congelamiento se cancelará a partir de octubre en tres cuotas sin interés.

Medidas financieras y de consumo

Por otro lado, para aliviar la situación financiera durante la cuarentena también se suspendió hasta el 30 de abril el cierre de cuentas bancarias y la inhabilitación de aquellos clientes que no puedan cumplir con el pago de cheques por falta de fondos. Así, si tenías problemas inmediatos de liquidez por el freno económico del aislamiento, quedó habilitada una opción para que puedas seguir operando.

Tampoco, ninguna entidad financiera podrá cobrar cargos ni comisiones por las operaciones (depósitos, extracciones, consultas, etc.) efectuadas en cajeros automáticos, sin límites de importe ni de cantidad de extracciones. No habrá tampoco distinción entre clientes y no clientes ni del tipo de cuenta sobre la que se opere.

Del lado de los precios, se establecieron precios máximos hasta el 20 de abril para los alimentos de la canasta básica y otros productos de primera necesidad, como bebidas, artículos de higiene personal y limpieza. Todos estos rubros deberán mantener los valores vigentes al 6 de marzo y estarán alcanzados por la medida hipermercados, supermercados minoristas y mayoristas, minimercados, almacenes y autoservicios.