Tu navegador no soporta JavaScript!

Contraté un seguro, ¿cómo lo uso?

Te contamos en detalle cómo usar tu seguro para que puedas aprovechar al máximo este producto súper práctico. Fácil, como siempre.
Contraté un seguro
2 mins de lectura

Antes de comenzar a hablar sobre cómo usar un seguro, es importante que lo definamos.

¿Qué es un seguro?

Un seguro es un contrato que nos protege en caso de que ocurra algún siniestro que amenace nuestras vidas o nuestro patrimonio.

Parece medio complejo, pero es todo lo contrario. Digámoslo con otras palabras: nosotros realizamos un pequeño pago por el que no recibimos nada, pero si ocurre una situación determinada, la compañía aseguradora nos paga. La compañía aseguradora es la empresa que asume la cobertura del riesgo y debe estar previamente autorizada a operar como tal por la Superintendencia de Seguros de la Nación (SSN).

Veamos un ejemplo. En el caso de un seguro de celular, si tenemos nuestras cuotas al día y nos robaran nuestro celu, el seguro nos reembolsará el monto establecido en el contrato.

Cómo usar un seguro

Estamos en condiciones de usar un seguro cuando hayamos sufrido un siniestro previsto en el contrato de seguro y, además, estemos al día con los pagos de las cuotas de la póliza. En ese caso, debemos realizar la denuncia pertinente o completar una declaración de ocurrencia del hecho ante la compañía aseguradora, quién analizará el estado de la póliza y la veracidad del siniestro.

La aseguradora puede solicitarnos alguna otra documentación, dependiendo de lo que se esté cubriendo (un bien, la vida, el desempleo, posibles accidentes, etc). De todas formas y como ya mencionamos al principio, todo esto se encontrará sumamente detallado en las condiciones de nuestra póliza.

  • Seguros patrimoniales (bienes)

Volvamos al ejemplo que mencionamos al principio. Si tenemos un seguro contra robo de celular y nos robaran en la vía pública, debemos proporcionar ciertos datos y documentación respaldatoria. Entre ellos, podrían ser:

  • Nombre, apellido, DNI, domicilio, email y número de teléfono del asegurado.
  • Número de póliza.
  • Fecha y hora del siniestro, lugar de ocurrencia, detalle de los daños o pérdidas ocasionados.
  • Denuncia policial efectuada como documentación adicional (es muy específico en circunstancias de robo o accidentes automovilísticos), entre otros datos o documentación.

La compañía aseguradora analizará el caso puntual y, si cumple con los requisitos pautados en la contratación, realizará el pago estipulado en el plan elegido.

  • Seguros de vida

Para los seguros de vida, la situación es un poco distinta. En caso de muerte, por lo general suelen solicitarnos completar un formulario de denuncia del siniestro y entregarles alguna documentación específica. Esta documentación suele ser la partida de defunción y el formulario de declaración médica proporcionado por la aseguradora.

En caso de fallecimiento accidental, pueden solicitarnos una fotocopia de las actuaciones judiciales o policiales. Si la denuncia fuera por una incapacidad o enfermedad, se nos solicitará completar una declaración médica, historia clínica, constancia y antecedentes médicos.

Resumamos: lo importante para usar un seguro es..

Tanto en seguros patrimoniales (bienes), como en un seguro de vida, lo importante es conocer los detalles de la póliza, mantener al día el pago correspondiente y, ante un siniestro, leer  atentamente los plazos establecidos para efectuar la denuncia y conocer lo que nos corresponde recibir según el daño sufrido. También, contar con la documentación requerida. Con eso, la compañía aseguradora dará curso del pago de la suma asegurada de nuestro plan, en los tiempos y formas establecidas.

Si te sirvió este artículo sobre cómo usar un seguro, te recomendamos seguir con nuestro glosario de seguros.

Equipo de seguros y asistencias de Ualá

Notas Relacionadas

¡Enterate de las novedades antes que nadie!

Suscribite a nuestro newsletter de educación financiera

Dejanos tu mail aquí